martes, 9 de abril de 2019

Reseña ''Gengis Kan, el soberano del cielo'' de Pamela Sargent.

Datos del libro

Sinopsis del libro.

En 1167, en las ásperas tierras de Mongolia, nació un niño que iba a cambiar el curso de la Historia. Su padre le llamó Temujin, pero el mundo le conoce como Gengis Kan.

Con apenas trece años, Temujin se convirtió en el líder de su pequeña tribu, y con el paso de los años no solo consiguió unificar las hordas bárbaras de Mongolia, sino que forjó uno de los ejércitos más grandes y temidos que el mundo jamás había visto y conquistó el mundo, desde Pekín a Persia.

Desde las llanuras barridas por el viento de Mongolia a la opulencia y sofisticación de la corte de China, Pamela Sargent ha sabido recrear una historia épica, la historia de Gengis Kan, pero también la de los que estuvieron junto a él, sobre todo la de las mujeres que tuvieron un papel decisivo en la vida del soberano del cielo.

Datos de la autora.
Pamela Sargent nació en Nueva York en 1948, y es una escritora de ciencia ficción, fantasía y novela histórica y juvenil. Tiene en su haber los premios Nebula, Locus y Pilgrim, y fue finalista del prestigioso Premio Hugo. Ha publicado varias antologías de ciencia ficción escrita por mujeres.

"Gengis Kan. El soberano del cielo" es la historia del gran conquistador contada a través de las mujeres de su vida.

Opinión personal.
En primer lugar, quiero agradecerle a Ediciones Pàmies que aceptara colaborar conmigo, y pusieran toda su confianza en mí. Han sido muy amables, y muy comunicativos en todo momento conmigo.
En cuanto al libro, una de las primeras cosas que debo resaltar es su edición. Es simplemente maravillosa. Al tacto debo decir que es muy suave, y la gama de colores, entre los tonos azules y morados, que han usado para la portada me pareció preciosa. En la solapa delantera podréis encontrar una pequeña biografía de la autora, y en la trasera, varios libros del género histórico de la editorial.

Asimismo, es un libro bastante gordito, pues son nada más y nada menos que 654 páginas; sin embargo, para mí esto no supone ningún problema, pues siempre he preferido las historias largas, siempre y cuando no tengan relleno, cosa que esta historia es todo lo contrario: no tiene relleno, y es bastante intensa.

Otro dato que me sorprendió es que no conoces al protagonista, Gengis Kan, desde un principio, como suele suceder en todas las historias: conoces al protagonista desde primeras, y, poco a poco, va saliendo a la luz acontecimientos de su pasado que te ayudan a conocerle más en profundidad. Qué va. En este caso, te enterarás primero de la forma tan poco convencional en la que se conocen sus padres, y tendréis el placer de conocer a Gengis Kan desde que nace, por lo que me parece un punto muy interesante, pues sabréis muchísimas cosas de él desde que es muy pequeño.

En segundo lugar, el libro está divido en ocho partes y 126 capítulos cortos; y, además, debo destacar la pluma de la autora.  Hace unas descripciones impecables, y hace uso de un narrador omnisciente, quien sabe todo de los personajes de la historia (acciones, pensamientos, sentimientos, etc.). La historia está narrada de principio a fin en tercer persona, y, a pesar de haber ciertos saltos de tiempo, no te perderás en ningún momento algún acontecimiento importante. Los diálogos entre los personajes también son muy importantes, pues deben ser lo más reales posibles y naturales para que puedan ser creíbles para el lector. En este caso, la autora introduce los diálogos de una manera tan natural, con la presencia del narrador cuando así se requiere, que resulta tan creíble y te engancha a la historia, pues no te suelta toda la sopa de golpe, sino que juega con el misterio para mantenerte enganchado/a.

En tercer lugar, otro dato que debo destacar es que la historia se basa en una figura histórica importante y conocida en el mundo: Gengis Kan (Su nombre real era Temuyín). Él promulgó la Yassa, donde prohibió el secuestro y venta de mujeres, y el adulterio. Además, autorizó a las mujeres a acceder al ejército, y poder ocupar diversos puestos militares. También era conocido por tratar con mucha amabilidad y respeto a todas sus esposas, y estableció que todos los hijos de un hombre (tanto de la esposa como la concubina), tanto niños como niñas, eran herederos legítimos. Por otro lado, según los investigadores, actualmente más de 36 millones de personas de Asia Central comparten cromosoma con él.

Bajo mi punto de vista, esta novela ha sabido atraparme desde la primera página literal, y ha sido una historia llena de puntos de giro y diversos conflictos que me han mantenido enganchada hasta el final. Por supuesto se ha convertido en una de mis mejores lecturas del mes de abril, y que para nada puedo considerar olvidable, sino todo lo contrario, creo que te enseña mucho sobre esta figura histórica, y que es la mejor versión escrita de su historia.


Le doy

2 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Vaya lectura más curiosa. No había leído nada sobre ella y me alegra que la hayas disfrutado tanto. No sería una lectura que me hubiera parado a leer pero la tendré en cuenta por las impresiones que has comentado. Nunca se sabe cuando un libro te puede sorprender.
    Gracias por la reseña.
    Un abrazo ;D

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Gracias por mostrarme este libro! Suena interesante a más no poder, la verdad. Gengis siempre me ha llamado y por eso te recomiendo, si no la has visto, la serie de Marco Polo (aunque la cancelaron, sus dos temps son muy buenas).

    Como dato, leí en un artículo hace años que los ojos rasgados y la cara redondeada de los chinos vienen de la herencia de Gengis o de sus soldados, de cuando su nieto conquistó el Imperio chino. Ellos, naturalmente, tienen los rasgos más cuadrados y ojos almendrados.

    ¡Un besazo desde Atardeceres bajo un árbol!

    ResponderEliminar